Tag Archive: bomberos


Hablan las madres de las niñas

Por Lilibeth Alfonso Martínez

Eran casi las nueve de la mañana de este jueves cuando llegamos hasta la casa de La Inagua, en Niceto Pérez, donde desde el domingo último vive temporalmente la familia que ocupaba la vivienda número 719 de Beneficencia entre Narciso López y Jesús del Sol –donde presuntamente se inició el incendio- y que vio perder a sus dos miembros más pequeños.

Adentro, están ellos, algunos trabajadores de servicio y familiares de La Habana, que vinieron tras la tragedia. El ambiente, en ese día recién amanecido, era el de una casa normal, con los trajines propios de esa hora.

Cuando me identifico por fin y empiezo a preguntar, las respuestas van fluyendo. Obtengo declaraciones de Idalmis (de 40 años de edad) y Yordanka (de 41) Dranguet Matute, las madres de las pequeñas fallecidas, y opiniones de otros familiares, testimonios invaluables para profundizar en los hechos del pasado sábado.

Lo primero que les pregunto es qué tienen que decir sobre el apoyo y la solidaridad en una desgracia como la que todavía conmueve a muchas personas.

La primera respuesta, sin dármela, es esa casa que ocupan y algunos medios nuevos que noto acurrucados en las paredes, de modo que no están desamparados.

Pero no obstante, varias cosas les preocupan. “Nos dijeron que íbamos a tener un carro afuera por si mi mamá se descompensa, que nos iban a poner un teléfono, para poder comunicarnos con la familia, y que tendríamos un médico todo el tiempo, pero el que vino solo estuvo dos días, y esto está demasiado alejado”, dicen Idalmis y Yordanka.

Le siguen opiniones sobre el trabajo de los bomberos, el orden público –después del siniestro, denuncian, algunas personas empezaron a llevarse lo poco que les quedó- y agradecimientos a la solidaridad que, en general, han recibido.

Mi segunda pregunta, que lanzo como una sugerencia, busca responder la gran interrogante sobre los sucesos de ese día: ¿Qué pasó con las niñas?

Las madres, primero, concuerdan en que las personas han dicho muchas cosas que no son verdades. “Es muy feo lo que se dice, los que nos reconocen nos cercan para hacernos preguntas, hay gente que nos ofende. Es muy duro”.

Es Idalmis, madre de Loanda, (y de otros 2)  la mayor de las fallecidas, quien nos da la versión familiar de los hechos: “Yo había salido a ver a unos parientes y estaba esperando en Santa Rita y Paseo cuando me doy cuenta de que en la bodega de la esquina están vendiendo yogurt, así que voy a la pública y llamo a Ileana, mi vecina, para que avise en la casa. Así que, cuando sucedió el incendio, las tres (se refiere a la  madre de la otra pequeña fallecida y a su hija de 19 años), estábamos en Paseo y Santa Rita”.

En la casa, me confirma luego Yordanka, se quedaron mi mamá –Justina Matute La Rosa, de 73 años, es la tercera víctima que se menciona pues al momento del siniestro se le subió la presión arterial, tiene problemas de visión, es diabética y aunque camina, lo hace con un poco de dificultad-, y tres niñas, una de siete años, y las dos que murieron”.

Cuando llegaron, todo estaba quemándose. “Y no nos dejaron entrar, queríamos porque era posible entrar por la parte de atrás, pero la gente nos aguantaba”.

Ambas madres, aunque reconocen que las instalaciones eléctricas de la casa no estaban buenas, no concuerdan con  las informaciones preliminares de los peritos en cuanto a las causas del incendio, según las cuales fue un cortocircuito en el interior de la vivienda.

“Cuando el huracán Sandy nos vendieron 50 metros de cables pero todavía no habíamos hecho el montaje”.

Fuente: periódico Venceremos

Anuncios

Por Lilibeth Alfonso Martínez

Foto: Lorenzo Crespo Silveira

Según dictamen del perito de Avería, Explosión e Incendios de la sección de Criminalística provincial, el siniestro del pasado sábado que dejó un saldo de dos fallecidos y cuantiosos daños materiales, fue causado por una “falla eléctrica por cortocircuito de los conductores de un radio doméstico, conectado a la línea principal del domicilio (No. 717 de la calle Beneficencia entre Narciso López y Jesús del Sol), los cuales son de los utilizados para líneas de comunicación, provocando la inflamación del material aislante”.

A partir del análisis de los restos y la entrevistas a una moradora y a una menor de 7 años, que estuvieron presentes en el hecho, los especialistas concluyeron que “las llamas se propagaron a una palangana con prendas de vestir que se encontraba entre la cama y la pared divisoria del primer y segundo cuartos, la cual era de cartón prensado, lo que propició que se propagara por todo el domicilio y de éste hacia los dos restantes”.

Tal  fue la información suministrada a Venceremos por el teniente coronel Leonardo Cross Castro, Jefe del Cuerpo de Bomberos de la provincia, quien detalló a la prensa lo sucedido ese día y el trabajo de su fuerza, que logró con su accionar “cortar las principales vías de propagación del fuego, que de lo contrario hubiera podido extenderse a varias casas aledañas”.

Teniente coronel Leonardo Cross Castro, Jefe del Cuerpo de Bomberos de la provincia de Guantánamo.

En tal sentido, precisa que el reporte del fuego se recibió a las 4 y 10 minutos de la tarde del sábado y que, sin verificar la información en tanto había entrado por varias vías al mismo tiempo, partieron hacia el sitio del incendio una autocisterna y una cisterna de la Unidad Territorial Guantánamo, el primero de los cuales llegó sobre las 4 y 15.

“Lo primero que hizo el jefe de compañía del primer medio fue realizar una exploración del fuego, para conocer sus dimensiones, sus posibles vías de propagación y si había vidas humanas en peligro. Después, con el plan operativo a seguir, se inicio la búsqueda de las niñas y la extinción del fuego”.

Asegura además, que a la llegada de los bomberos, el incendio ya era de medianas proporciones y las tres casas que se afectaron totalmente se encontraban en avanzado estado de combustión, lo que los hace pensar que el fuego se había iniciado al menos 15 minutos antes de la llamada de auxilio al 105.

Descartó, además, la existencia de algún material inflamable en las viviendas que hubiera podido contribuir a la rápida progresión del fuego, más allá de “las viejísimas paredes de madera y la gran cantidad de material combustible sólido que había dentro de las casas y que alimentaron el fuego”, apoyó por su parte el capitán Yosley Díaz Pineda, Jefe del Comando especial de Extinción, Salvamento y Rescate del Comando provincial.

Finalmente, Cross Castro reconoció el trabajo de “los bomberos, en su totalidad jóvenes del Servicio Militar General, que cumplieron su deber, e hicieron todo lo posible para salvar las vidas en riesgo, incluso antes de comenzar a extinguir el fuego”.

Igualmente, a pesar de la actitud temeraria de muchos pobladores, que en ocasiones pudo obstruir el accionar de las fuerzas especializadas e incluso costarles la vida, el jefe de los bomberos guantanameros, agradeció el apoyo solidario del pueblo durante y sobre todo después de extinto el incendio.

El siniestro se consideró controlado –cuando los medios y las fuerzas fueron suficientes para evitar su propagación- a las 4 y 40 de la tarde y extinto, finalmente, a las 6 y 20 de la tarde, luego de lo cual se comenzaron las labores de escombreo, de enfriamiento de los restos y las labores de la Empresa Eléctrica, que restablecieron el servicio eléctrico de la zona sobre la 1 y 30 de la madrugada del domingo.

Participaron en general unos 60 bomberos, incluyendo los que se encontraban de descanso y dedicados a otras tareas, nueve medios de los bomberos, además de técnica agregada de los órganos de la administración central del Estado, y la de cooperación, entre las cuales están las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Salud Pública, y otras del Ministerio del Interior.

Informaciones relacionadas:

Sentida despedida en Guantánamo a víctimas de incendio

Dos fallecidos deja incendio de medianas proporciones en Guantánamo

Fuente: periódico Venceremos

Sentida manifestación de duelo constituyó ayer el sepelio de las niñas Denisleidis Samanta Carbonell Dranguet y Loanda Pérez Dranguet, de tres y cuatro años de edad, respectivamente, víctimas del lamentable incendio ocurrido el sábado en esta ciudad.

Cientos de guantanameros escoltaron el carro fúnebre hasta el cementerio San Rafael, de la urbe más oriental de Cuba, al cual acudieron autoridades del Partido, el Gobierno y las organizaciones de masas, quienes desde las horas más críticas del siniestro acompañan a los damnificados.

Ante los dolorosos acontecimientos que segaron la vida a las menores, quienes quedaron atrapadas en su vivienda en llamas,  se cancelaron las actividades festivas de la ciudad, y se suspendió la Asamblea provincial del Poder Popular prevista para este domingo.

Durante la despedida del duelo, José Sánchez Guerra, Historiador de la Ciudad, transmitió a los familiares de las victimas la consternación de los citadinos por el desastre y resaltó la celeridad del trabajo de bomberos, Cruz Roja, combatientes del MININT y el accionar solidario del pueblo y la vecindad, y subrayó la constante preocupación y seguimiento de las autoridades del país por los dolorosos acontecimientos.

El incendio, cuyas causas aún se investigan, se produjo a las cuatro de la tarde de este sábado 19 de abril,  en viviendas de madera de la calle Beneficencia, entre Jesús del Sol y Narciso López, en la ciudad de Guantánamo.

Fuente:Agencia de Información Nacional (AIN)

Por Lilibeth Alfonso Martínez

Fotos: Leonel Escalona Furones, Lilibeth Alfonso Martínez y Blasones Guantánamo

Guantánamo (Redacción Digital Venceremos) -Dos niñas de tres y cuatro años fallecieron como resultado de un incendio de medianas proporciones que se inició poco después de las 4 de la tarde de este 19 de abril en Beneficencia entre Narciso  López y Jesús del Sol, en el Consejo popular Centro de la ciudad de Guantánamo. Hasta ahora, según fuentes del Hospital General Docente Dr. Agosthino Neto no se reportan otros lesionados.

El siniestro, además, destruyó totalmente tres viviendas de madera desde las cuales presuntamente se originó el fuego y se extendió a otras cuatro aledañas en las que causó daños parciales, según confirmó el primer teniente Liubal Hinojosa, en el puesto de mando de los bomberos.

Desde que se realizó el reporte del fuego en el puesto de mando provincial, exactamente a las 4 y 10 de la tarde, acudieron a sofocarlo fuerzas y medios de los comandos municipal, provincial y las fuerzas del Aeropuerto Mariana Grajales, que en total sumaron unos 40 hombres, que fueron apoyados por los organismos de la administración central del estado.

Sobre las cinco de la tarde, el fuego ya había sido controlado aunque según nos confirmó en la escena el teniente coronel Leonardo Cross, Jefe del Cuerpo de Bomberos de Guantánamo, todavía no se habían determinado las causas que lo originaron.

En estos momentos, todavía se trabaja en labores de escombreo, se sofocan los posibles focos, y se realiza el “enfriamiento” del lugar, mediante agua, para bajar la concentración de calor entre los restos.

Además de los miembros del cuerpo de bomberos, se desplegaron fuerzas del orden público y todo el sistema de salud pública para la atención de las víctimas. Sobre las 5:30 pm se logró reconectar el fluido eléctrico a ese circuito.

Las principales autoridades del territorio recorrieron el lugar de los hechos, encabezados por Dennys Legrá  Azaharez, Primer Secretario del Partido en la provincia Guantánamo, y Nancy Acosta Hernández, presidenta de la Asamblea del Poder Popular a igual instancia.

Fuente: periódico Venceremos

Algo más que apagar el fuego

El subteniente Vladimir Vargas Delgado, jefe de la Compañía del Comando Territorial del municipio de Guantánamo, no se asombró cuando le dijeron que tenía que cumplir una misión en Maisí. Pero al llegar al terreno se percató de que esa no sería como las demás.

El encargo era rescatar el cuerpo de un adolescente que había caído en una cueva (furnia) de 78 metros de profundidad. “El terreno era muy peligroso, con escombros y tramos de fácil desprendimiento, a pesar de ello, no flaqueé”, rememora.

Esta acción le mereció a Vladimir la Medalla del Valor otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, en el 2006.

Al historial de este bombero también se suman tres medallas por el Servicio Distinguido, concedidas por el Ministerio del Interior (MININT) en la provincia y el pasado octubre se le impuso la Abel Santamaría, a propuesta de la Unión de Jóvenes Comunistas.

“Las personas ven al bombero solamente como un apagador de fuego, pero nuestro trabajo implica mucho más que eso: actuamos en accidentes de tránsito, derrumbes, escapes de sustancias químicas, rescate y salvamento de personas desaparecidas en el mar, presas, ríos o cuevas y atrapadas en elevadores, edificios, entre otras acciones”, refiere.

“En ellas -continúa- constantemente arriesgamos la vida, en varias ocasiones yo he estado al punto de perderla. Una vez me hospitalizaron por inhalación de gases tóxicos, en este caso petróleo, durante un rescate en un accidente del tránsito”, cuenta el combatiente con 10 años de experiencia.

Explica que la mayor reserva del Cuerpo de Bomberos está en los muchachos que pasan el Servicio Militar en los Comandos, allí reciben una preparación intensiva durante 15 o 20 días, además de la física y la político-ideológica diaria y las clases, regidas por un plan de estudio.

“Cuando concluyen, si desean incorporarse a nuestras filas se preparan en la Escuela nacional de incendios Mártires de calle Patria, en Ciudad de La Habana, o pueden inscribirse en la Asociación de Bomberos Voluntarios y participar en diversas actividades”, acota.

Destaca, además, que la profesión se puede estudiar hasta el nivel superior, la ingeniería en incendio, por ejemplo, es una de las especialidades.

“Nosotros tenemos que conocer de química porque hay sustancias que se aplacan con espuma y no con agua, y por ejemplo, el técnico de salvamento y rescate debe saber sobre primeros auxilios; la preparación es más que ejercicios para desarrollar la agilidad y la fuerza”, subraya.

¿Si echara el tiempo atrás, volverías a ser bombero?

Ante la pregunta, una sonrisa le ilumina el rostro. “Siempre le voy a agradecer a mi hermano por avisarme de la convocatoria hecha por el MININT en el 2001 para ingresar en el Comando de Rescate y Salvamento como técnico, en donde estuve ocho años. Después de eso ha llovido cantidad y he adquirido mucha experiencia.

“Indiscutiblemente, si volviera a nacer, sería bombero”, finaliza.

El pasado sábado, en un acto político-cultural en la Plaza 11 de Abril, Vladimir Vargas Delgado junto a sus compañeros celebró el aniversario 315 de la creación del primer Cuerpo de Bomberos en Santa Clara, en el año 1696.