Category: Medio Ambiente


El lenguaje de Noreivys

Por Arlín Alberty Loforte

Foto: Adriel Bosch Cascaret

Cuando lo bello o el sacrificio están inspirados por un profundo sentimiento de amor, o la admiración crece enmascarada entre los colores de una obra de arte o en cada pedalazo sobre una bicicleta; cuando somos conscientes de que el sudor en la frente tiene un fin honorable y justo, entonces creo que se extinguirán las razones que nos hagan desviarnos de ese camino.

Noreivys Argüelles Matos, a sus frescos 27 años sabe de lo que hablo. Esta instructora de arte, graduada de la especialidad de plástica, le dio la vuelta a Cuba junto a otros cuatro compañeros que cambiaron su quehacer habitual por la pasión del cicloturismo, en un gesto solidario y a la vez de exigencia: la libertad de unos hombres y más cuando es injustamente profanada.

Por eso quiso saber de cerca sobre Ramón, Gerardo, Fernando, Antonio y René, se emocionó ante las experiencias compartidas con los familiares de estos hombres de carne y hueso pero que la historia y su entereza
convirtieran en héroes, y se hizo eco de ese mensaje de justicia en cada pedacito de Cuba que, sobre dos ruedas y gracias a sus piernas fuertes, pudo conocer.

Ahora es parte de la delegación de muchachas y muchachos que desde Guantánamo hacen sonar los ecos del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que tendrá lugar en diciembre en Ecuador, en plena
mitad del mundo, porque esta vez desde allí las voces contra el imperialismo, por la paz, la solidaridad y las transformaciones sociales, llegarán a cada rincón de la Tierra ya sea en español, en inglés, o en quechua.

“El Festival es otro escenario que no podemos desaprovechar para reclamar la liberación de nuestros héroes, para conocer más de su amañado proceso judicial y de su injusta condena, para seguir sumando voces en todo el mundo sobre este caso tan silenciado desde y en Estados Unidos”, bien lo sabe Noreivys.

Viene de Imías, allí donde está la Playita al pie de Cajobabo que le produjera dicha grande a Martí cuando desembarcara entre sus piedras. Y ella platica de pintura, o de los alumnos que dejó en la escuela Ciro Frías de su municipio, o de que es saludable hacer ejercicios y prefiere montar bicicleta a caminar.

Así también, en el lenguaje de las ruedas y los pedales habla esta joven de pocas palabras, pero que dice mucho: dice de justicia y libertad.

Tomado del blog  Desde este lado de la isla

Anuncios

Sin necesidad de recurrir al dios Crono muchos retrocedimos en el tiempo y tuvimos la oportunidad de, juntos a nuestros chiquitines, revivir juegos de la infancia y divertirnos como cuando no levantábamos una cuarta del piso, y no nos agobiaban los enredos terrenales y espirituales, y sólo divertirse estaba en la agenda de cada día.

Así disfrutamos aquel viernes que sabía al tercer domingo de julio (Día de los niños), entre las risas y la participación de algunos que como Adriel, Oma, Yaniuska, Mairobis, Yisel (encargada oficial de la actividad) y yo, volvimos a revivir aquellos momentos de infancia.

Y como niños que acumulan experiencia nos convertimos en cómplices para celebrar el día dedicado a los que saben querer. Acá van las huellas.

DSC_0008

DSC_0010

Oma y Mairobis se lucieron con los yaquis.

DSC_0018

DSC_0013

El juego de carrera con obstáculos.

DSC_0027

Increíble pero cierto, Oma me ganó en la carrera con obstáculos.

DSC_0029

Adriel repartiendo los premios.

DSC_0030

Cantalapiedra chequea los premios.

DSC_0035

DSC_0037

En el juego de las sillas Oma y yo pasamos por “niñas grandes”.

DSC_0041

Padre e hijo.

DSC_0044

Hasta los adultos disfrutaron de las golosinas.

DSC_0054

Gavilán con su rubio.

 

Por la costa sur

Texto y fotos: Adriel Bosch Cascaret

Recorrer la costa sur de Guantánamo puede ser toda una aventura para aquellos que tienen almas de exploradores y le gusta descubrir las cosas lindas y curiosas que nos guarda mamá natura entre la geografía de este verde caimán que simula la isla de Cuba.

Descubrir las playas dibujadas por la naturaleza a orillasdel mar y entre los pies de extrañas formaciones montañosas; el azul del mar Caribe; las terrazas marinas; el clima seco con vegetación xerofítica, características fundamentales del único ssemi desierto cubano; los ríos pequeños a la vista y grandes por debajo de la tierra; las carreteras plagadas de lomas y curvas; y la mezcla de animales y pájaros que se escoden del ojo humano pero que de vez en vez dejan vestigios de su presencia. Todo eso forma parte de la inigualable experiencia de andar por el borde sur de mi provincia extremo oriental.

Aquí va una pequeña muestra de varias de esas cosas, un detalle Desde este lado de la isla.

Guantánamo

La carretera a Maisí bordea las terrazas marinas, extrañas formaciones características de la región sur oriental de Cuba.

Guantánamo

El borde de una de los niveles de las terrazas en Maisí.

Guantánamo

Las montañas toman variadas formas.

Guantánamo

La costa de Maisí rumbo a Guantánamo.

Guantánamo

La Sierra del Purial, en Imías.

Guantánamo

En volanta rumbo a La Farola, en Imías.

Guantánamo

Cajobabo.

Guantánamo

La carretera bordea todo un conjunto montañoso.

Guantánamo

El mar y el segundo nivel de las terrazas marinas, desde la carretera.

Guantánamo

Vegetación xerofítica y clima seco del único semi desierto cubano.

Guantánamo

Llegando a río Caleta, en Maisí.

Guantánamo

Río Caleta desde el puente del mismo nombre.

Guantánamo

 La costa desde Los Gallegos.

Guantánamo

Punta caleta a lo lejos desde la carretera que va de Guantánamo a Maisí.

Tomade del blog Desde este lado de la Isla

Un equipo de astrónomos de la británica Universidad de Warwick, descubrieron con el apoyo técnico de la NASA cuatro estrellas enanas blancas rodeadas de un polvo que, según las conclusiones, podrían ser restos de planetas similares a la Tierra, pero destruidos hace millones de años. Sigue leyendo