Archive for noviembre, 2014


solidaridad-con-felix-baez-580x312Me llamo Alejandro. Quiero agradecer a todos aquellos que de una forma u otra animan y dan esperanzas a nuestra familia y mi padre. Quiero reconocer también a las autoridades de la salud que hicieron posible que mi papá comenzara a recibir atención médica tan pronto y lo trasladaran a Ginebra para ser atendido con todos los medios.

Yo sé que todo saldrá bien y en unos meses esto será solo una historia para contar. Por otro lado, animo a los que aún están allá cumpliendo con su hermosa labor a pesar del riesgo que implica y les agradezco por cuidar de mi papá mientras yo no estoy, todas nuestras esperanzas estan con ustedes. Un saludo a todos. Papá, sé fuerte, todo va a estar bien, aquí está toda Cuba esperando por ti.

Ale FCB

Fuente: Cubadebate

medico-cubano-ebola1El 16 de noviembre, el doctor Félix Báez Sarría, especialista en Medicina Interna, miembro de la Brigada del Contingente Internacional “Henry Reeve” que se encuentra en Sierra Leona en el enfrentamiento a la epidemia de Ébola, y que ya había atendido a pacientes con este virus, comenzó a presentar fiebre de 38 y 39 grados, sin otros síntomas.

Inmediatamente fue trasladado al Centro de Tratamiento para el Ébola “Kerry Town” en la capital, designado para tratar funcionarios de Naciones Unidas, donde también laboran profesionales cubanos.

El pasado día 17 de noviembre se le realiza prueba diagnóstica de Ébola, la que resultó positiva. Nuestro colaborador está siendo atendido por un equipo de profesionales británicos, con experiencia en el tratamiento a pacientes que han presentado la enfermedad, los cuales mantienen comunicación permanente con especialistas de nuestra Brigada.

A propuesta de la Organización Mundial de la Salud se ha decidido trasladar al Dr. Félix Báez Sarría hacia el hospital universitario de Ginebra en Suiza al ser este un centro especializado con experiencia en el tratamiento y manejo de casos infecciosos de alta transmisibilidad.

Expertos y directivos, mantienen el seguimiento a la evolución del paciente, quien hasta el momento se encuentra sin complicaciones y hemodinámicamente estable.

Ministerio de Salud Pública de Cuba

Fuente: Cubadebate

Por  María Elena Balán Sainz/AIN

bebel
La actriz brasileña Camila Pitanga en el personaje de Bebel

Por estos días la teleaudiencia disfruta de la proyección por Cubavisión  de la novela brasileña  Paraíso tropical, en cuyo elenco  figura la actriz Camila Pitanga, en su rol de Bebel, una joven iletrada, dedicada a la prostitución, quien se empeña en dejar esa vida y aprender buenos modales.
Su forma de conducirse en un restaurante, la manera de vestir con ropas atrevidas y sumamente ajustadas o cortas hacen que la valoren tal cual es y la rechacen en sociedad.

Y cito este pasaje de la novela carioca porque resulta expresión clara de cuánto puede decir de una persona sus modales en la mesa, la manera de expresarse en alta voz y con palabras mal dichas, el vestuario, la desfachatez.

A toda costa quiere alcanzar “catiguria”, en  franca alusión al vocablo categoría, algo que la obsesiona para poder entrar en el mundo del hombre que la corteja y de quien está enamorada.

Como vemos, existen  muchos detalles que definen no solo la instrucción, sino también la educación de un individuo y no crean que esos requerimientos  resultan pura majadería, al contrario, de seguro repercuten en nuestras relaciones interpersonales y en la imagen que damos ante los demás.

No es que compare a Bebel con quienes nos rodean, simplemente es una forma de ejemplificar cuán importante es sabernos sentar a la mesa, usar la servilleta, tomar de la copa siempre que limpiemos primero los labios, luego de haber ingerido alimentos.

Algunos dirán que es puro protocolo, pero bien vale aprenderlo y practicarlo porque todo conocimiento es válido, máxime si se trata de la imagen nuestra ante los demás.

Eso de hacer ruido al tomar la sopa, hablar con la boca llena, devolver bocados directamente al plato, oler los alimentos, hacer buchadas con agua para enjuagarnos la boca al finalizar o eructar son sumamente desagradables.

Igual que no saber usar los cubiertos, porque algunos acostumbrados a estar en beca o en campamentos movilizados se acostumbran a tomar la cuchara como si fuera una pala y lo mismo la utilizan para caldos que para sólidos.

Hay que tener en cuenta que el cuchillo se maneja con la mano derecha y nunca deberá llevarse  a la boca, tampoco el comensal deberá tomar directamente alimentos de las fuentes, sin antes servirlos en el plato.

No debemos sentarnos a la mesa antes de que lo hagan las personas de más importancia, jerarquía o edad, ni debemos empezar a comer antes que el anfitrión.

Cuando terminemos, colocaremos el tenedor y el cuchillo paralelos sobre el plato, con los mangos dirigidos hacia nosotros.

Son reglas que hay que cumplir si queremos mostrar nuestros buenos modales.
Bebel quiere aprender, ¿y tú?