Sentida manifestación de duelo constituyó ayer el sepelio de las niñas Denisleidis Samanta Carbonell Dranguet y Loanda Pérez Dranguet, de tres y cuatro años de edad, respectivamente, víctimas del lamentable incendio ocurrido el sábado en esta ciudad.

Cientos de guantanameros escoltaron el carro fúnebre hasta el cementerio San Rafael, de la urbe más oriental de Cuba, al cual acudieron autoridades del Partido, el Gobierno y las organizaciones de masas, quienes desde las horas más críticas del siniestro acompañan a los damnificados.

Ante los dolorosos acontecimientos que segaron la vida a las menores, quienes quedaron atrapadas en su vivienda en llamas,  se cancelaron las actividades festivas de la ciudad, y se suspendió la Asamblea provincial del Poder Popular prevista para este domingo.

Durante la despedida del duelo, José Sánchez Guerra, Historiador de la Ciudad, transmitió a los familiares de las victimas la consternación de los citadinos por el desastre y resaltó la celeridad del trabajo de bomberos, Cruz Roja, combatientes del MININT y el accionar solidario del pueblo y la vecindad, y subrayó la constante preocupación y seguimiento de las autoridades del país por los dolorosos acontecimientos.

El incendio, cuyas causas aún se investigan, se produjo a las cuatro de la tarde de este sábado 19 de abril,  en viviendas de madera de la calle Beneficencia, entre Jesús del Sol y Narciso López, en la ciudad de Guantánamo.

Fuente:Agencia de Información Nacional (AIN)

Anuncios