Por Arlín Alberty Loforte

Foto: Adriel Bosch Cascaret

Cuando lo bello o el sacrificio están inspirados por un profundo sentimiento de amor, o la admiración crece enmascarada entre los colores de una obra de arte o en cada pedalazo sobre una bicicleta; cuando somos conscientes de que el sudor en la frente tiene un fin honorable y justo, entonces creo que se extinguirán las razones que nos hagan desviarnos de ese camino.

Noreivys Argüelles Matos, a sus frescos 27 años sabe de lo que hablo. Esta instructora de arte, graduada de la especialidad de plástica, le dio la vuelta a Cuba junto a otros cuatro compañeros que cambiaron su quehacer habitual por la pasión del cicloturismo, en un gesto solidario y a la vez de exigencia: la libertad de unos hombres y más cuando es injustamente profanada.

Por eso quiso saber de cerca sobre Ramón, Gerardo, Fernando, Antonio y René, se emocionó ante las experiencias compartidas con los familiares de estos hombres de carne y hueso pero que la historia y su entereza
convirtieran en héroes, y se hizo eco de ese mensaje de justicia en cada pedacito de Cuba que, sobre dos ruedas y gracias a sus piernas fuertes, pudo conocer.

Ahora es parte de la delegación de muchachas y muchachos que desde Guantánamo hacen sonar los ecos del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que tendrá lugar en diciembre en Ecuador, en plena
mitad del mundo, porque esta vez desde allí las voces contra el imperialismo, por la paz, la solidaridad y las transformaciones sociales, llegarán a cada rincón de la Tierra ya sea en español, en inglés, o en quechua.

“El Festival es otro escenario que no podemos desaprovechar para reclamar la liberación de nuestros héroes, para conocer más de su amañado proceso judicial y de su injusta condena, para seguir sumando voces en todo el mundo sobre este caso tan silenciado desde y en Estados Unidos”, bien lo sabe Noreivys.

Viene de Imías, allí donde está la Playita al pie de Cajobabo que le produjera dicha grande a Martí cuando desembarcara entre sus piedras. Y ella platica de pintura, o de los alumnos que dejó en la escuela Ciro Frías de su municipio, o de que es saludable hacer ejercicios y prefiere montar bicicleta a caminar.

Así también, en el lenguaje de las ruedas y los pedales habla esta joven de pocas palabras, pero que dice mucho: dice de justicia y libertad.

Tomado del blog  Desde este lado de la isla

Anuncios