Desde este lado de la Isla

muchacha bonitaPor Adriel Bosch Cascaret

La bella muchacha iba especulando presumiendo su juventud y buena figura. Caminaba con gracia contoneando todo su cuerpo mientras devoraba un paquete de galletas dulces. Los que la alcanzábamos con la vista, no podíamos dejar de observarla, todo en ella parecía perfecto, y así fue hasta que terminadas las últimas migajas de la golosina, y aunque el cesto de basura la esperaba unos pasos adelante, decidió librarse del envoltorio sobre la acera.

En segundos se vino abajo la gentil fachada, y para colmo, ante el señalamiento de un señor que sentado desde un portal veía como le ensuciaban el frente de su casa, la adolescente indiferente solo le respondió –tranquilo puro, eso no mata a nadie- y siguió su camino como si nada.

Hay quien podría pensar que tal acción solo da muestra de una actitud mal encaminada y aislada, pero la respuesta dada, la indiferencia…

Ver la entrada original 585 palabras más

Anuncios