jornada37_cancion_politica_

El reloj marcaba las 2:30 de la tarde aquel 4 de agosto de 1957, cuando una explosión, al estallar una bomba casera de una fábrica clandestina del Movimiento 26 de julio, vestía de luto y dolor el suelo guantanamero.

Por un error en la confección de los proyectiles, perdían la vida instantáneamente los revolucionarios Gustavo Fraga y Fabio Rosell, y luego  los esbirros de la tiranía batistiana rematarían a Enrique Rodríguez Picazo, dueño del  “laboratorio” ubicado en Aguilera No. 751 entre Santa Rita y San Gregorio,  y más tarde aparecerían asesinados Jesús Martín Leyva y Abelardo Cuza Navarro.

Así con el ejemplo impregnado de esos mártires de la lucha clandestina y dispuestos a rendirle homenaje, se unen, en 1976, Lorenzo Cisneros “Topete”- considerado una figura representativa de la Nueva Trova en Cuba-,  Mario Zamora y Josué Oliva, integrantes de los grupos “4 de agosto” y “Frontera” y  fundan la Jornada de la Canción Política.

Con las letras y las notas de sus guitarras cargada de sueños, reflexiones, amor por la Patria y la Revolución, la jornada, creada por aquellos jóvenes, deviene hoy en el evento más antiguo de la Nueva Trova en el país.

Desde entonces y hasta la actualidad en el encuentro, auspiciado por la Asociación de Hermanos Saíz (AHS), han dejado sus notas cantautores de la talla de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Santiago Feliú, Xiomara Laugart, Gerardo Alfonso y Carlos Varela.

También han cantado Sara González, Amaury Pérez, Augusto Blanca, Oscar Montero “Cayamba”, Angel Quintero, Vicente Filiú, Pedro Luis Ferrer, Alberto Tosca, Xiomara Laugart, Anabel López, Polito Ibáñez, Miriam Ramos y otras figuras de la cancionística cubana contemporánea, junto a agrupaciones como Moncada, Mayohuacán y Manguaré.

El espacio, considerado como el más importante en el panorama cultural guantanamero, promueve además a nuevos trovadores de la más oriental de las provincias cubanas y de otras partes del país, que comparten su música frente a la sede de  la AHS, en el  Obelisco a los Mártires del 4 de agosto, donde siempre tiene lugar un concierto especial frente a los familiares de los caídos o en otras locaciones de aquí.

La Jornada de la Canción Política ha evolucionado tanto organizativa como conceptualmente. Hoy confluyen en sus espacios los acordes de la guitarra, la poesía, la danza, los performance, los debates teóricos, las muestras audiovisuales… y los artistas llevan los mensajes de esperanza, perseverancia y amor en diferentes lenguajes. Así será en la edición 37.

Anuncios