Sin necesidad de recurrir al dios Crono muchos retrocedimos en el tiempo y tuvimos la oportunidad de, juntos a nuestros chiquitines, revivir juegos de la infancia y divertirnos como cuando no levantábamos una cuarta del piso, y no nos agobiaban los enredos terrenales y espirituales, y sólo divertirse estaba en la agenda de cada día.

Así disfrutamos aquel viernes que sabía al tercer domingo de julio (Día de los niños), entre las risas y la participación de algunos que como Adriel, Oma, Yaniuska, Mairobis, Yisel (encargada oficial de la actividad) y yo, volvimos a revivir aquellos momentos de infancia.

Y como niños que acumulan experiencia nos convertimos en cómplices para celebrar el día dedicado a los que saben querer. Acá van las huellas.

DSC_0008

DSC_0010

Oma y Mairobis se lucieron con los yaquis.

DSC_0018

DSC_0013

El juego de carrera con obstáculos.

DSC_0027

Increíble pero cierto, Oma me ganó en la carrera con obstáculos.

DSC_0029

Adriel repartiendo los premios.

DSC_0030

Cantalapiedra chequea los premios.

DSC_0035

DSC_0037

En el juego de las sillas Oma y yo pasamos por “niñas grandes”.

DSC_0041

Padre e hijo.

DSC_0044

Hasta los adultos disfrutaron de las golosinas.

DSC_0054

Gavilán con su rubio.

 

Anuncios