Archive for julio, 2013


Besos mortales

Desde este lado de la Isla

beso mortalPor Yaneysi Nolazco Rivera

Por más de dos semanas su cuerpo se quejaba: constantes cefaleas, fiebre, dolor e hinchazón en algunas de sus articulaciones, fatiga…, diversos síntomas que parecían no llevar a alguna dirección.

Pero que estuviese enferma no era una sorpresa para ella: una chica bastante enfermiza para su gusto, cuya salud en los últimos tiempos estaba bastante deteriorada.

Esta vez, su cuadro clínico apuntaba a varios padecimientos, y ella, como era de esperar, estaba más preocupada que de costumbre, quizás porque recordó que días atrás había roto la aburrida rutina que llevaba desde que terminó con su novio, y andaba “tonteando” con otro chico, uno que le gustaba cantidad.

Se notaba preocupada, como si creyera que por intentar ser feliz y revivir ese fuego contenido tanto tiempo en su interior, hubiese quebrantado alguna ley. Y al parecer, ese sentimiento de culpabilidad era de cierta forma verídico, pues existían…

Ver la entrada original 310 palabras más

Anuncios

Sin necesidad de recurrir al dios Crono muchos retrocedimos en el tiempo y tuvimos la oportunidad de, juntos a nuestros chiquitines, revivir juegos de la infancia y divertirnos como cuando no levantábamos una cuarta del piso, y no nos agobiaban los enredos terrenales y espirituales, y sólo divertirse estaba en la agenda de cada día.

Así disfrutamos aquel viernes que sabía al tercer domingo de julio (Día de los niños), entre las risas y la participación de algunos que como Adriel, Oma, Yaniuska, Mairobis, Yisel (encargada oficial de la actividad) y yo, volvimos a revivir aquellos momentos de infancia.

Y como niños que acumulan experiencia nos convertimos en cómplices para celebrar el día dedicado a los que saben querer. Acá van las huellas.

DSC_0008

DSC_0010

Oma y Mairobis se lucieron con los yaquis.

DSC_0018

DSC_0013

El juego de carrera con obstáculos.

DSC_0027

Increíble pero cierto, Oma me ganó en la carrera con obstáculos.

DSC_0029

Adriel repartiendo los premios.

DSC_0030

Cantalapiedra chequea los premios.

DSC_0035

DSC_0037

En el juego de las sillas Oma y yo pasamos por “niñas grandes”.

DSC_0041

Padre e hijo.

DSC_0044

Hasta los adultos disfrutaron de las golosinas.

DSC_0054

Gavilán con su rubio.

 

Desde este lado de la Isla

piscina natural de TortuguillaTexto y fotos:  Adriel Bosch Cascaret

Un robo se esconde detrás de las viviendas que en Tortuguilla protegen la costa de la mirada de los curiosos que a diario pasan por la carretera que conduce a Baracoa.

Yo soy uno de los que decenas de veces había pasado por ese tramo de comunidad sanantoniense y no lograba percibir la fechoría que el hombre con mucha precisión logró hacerle al mar.

Pero, hace poco, por suerte de esta profesión periodística que me hace aprender cosas nuevas cada día, fue que lo descubrí.

Justo en el medio de Tortuguilla, poblado costero del municipio de San Antonio del Sur, tras la casa de una de las señoras más atentas de todo ese entorno y cuyo nombre evadió decirme, se abre la sede del Combinado Deportivo de Yateritas, y a su lado, una escalera que se sumerge en el suelo buscando la…

Ver la entrada original 220 palabras más

Empezar por casa

Por Leticia Martínez Hernández

caricatura_3024288

Recuerdo que todas las noches había que esperar hasta el último miembro de mi familia para sentarnos a la mesa. Podían retorcerse nuestros estómagos que mi mamá, como generala frente a un ejército, ponía cerca eléctrica alrededor de los alimentos mientras no estuviéramos todos. Era como si comer trascendiera el hecho común de alimentarnos, de saciarnos el hambre. Y aquella era la hora, también, de contarnos, reírnos y regañarnos.

Por aquel entonces lo creía un capricho de la “jefa del hogar”. Me molestaba, le restaba importancia. Las pocas cuartas que levantaba del piso no permitían mirar más allá. Ahora, cuando los papeles cambian y me convertí en la que pone la mesa, pienso en los instantes vividos en familia, esos que, como ficha de dominó, una detrás de la otra, van construyéndonos como seres humanos.

Cuando en estos días Cuba se pregunta los por qué de sus indisciplinas, encuentro casi todas las respuestas en el espacio fecundo del hogar. Es ahí donde nos salvamos también como sociedad, o por el contrario, encallamos entre las piedras de los malos patrones. Y es que lo elemental se aprende en casa.

Pongamos algunos ejemplos. Todos criticamos a quienes en las guaguas no dan el asiento a un anciano o a una mujer. Y me pregunto cuántas veces se pone en el centro de la espiral hogareña al niño, a pesar de las urgencias de otros, entre ellos los abuelos. Acomodamos a los más pequeños a costa de dejar a los demás la peor cama, el asiento más incómodo, la ración de comida menos favorecida. Así vamos germinando el egoísmo y el criterio de que “los otros se las arreglen como puedan”. Entonces la sensibilidad ante los problemas ajenos muere casi antes de nacer.

En el colimador de las críticas están también las faltas de respeto, la mala educación y la pérdida de buenos modales. Pero, ¿por qué nos parecen graciosas las malas palabras que comienzan a “mal decir” los casi bebés? ¿Quiénes, sino nosotros, se hacen cómplices de la música alta que ponen nuestros hijos? ¿Cuántas veces les dedicamos a ellos un “buenos días” a la hora de levantarlos?

¿Por qué les permitimos que agarren mal los cubiertos o hablen con la boca llena de alimentos? ¿Cuántas veces les ponemos horarios con el fin de disciplinar sus vidas y de paso dedicar el tiempo necesario para el descanso, el juego, las tareas escolares, los deberes hogareños? ¿Cuántas veces dejamos que interrumpan las conversaciones sin ni siquiera reprochárselos?

Es cierto que los tiempos son otros y que aquella frase de que “los niños hablan cuando las gallinas orinan” está destinada al ocaso porque coarta la necesidad de expresión. Sin embargo, lo básico perdura. Y cuando hablo de básico me aferro a la obediencia, a hacerles saber a nuestros hijos cuáles son sus espacios, a no fertilizar la insolencia, a enseñarlos cómo hacer valer sus criterios desde el respeto, a regañarlos, aunque nos duela, cuando cometan errores porque la vida puertas afueras es mucho más dura.

Se reprende el mal uso del uniforme y la vestimenta inapropiada de manera general. Pero, ¿de dónde salen mal uniformados los muchachos? ¿Quiénes les ajustan o les recortan las prendas escolares al punto casi de la asfixia? Además, se habla del fraude escolar, sin embargo está comprobado que casi siempre son los padres quienes abren los bolsillos para pagar el “examen extraviado”. ¿Qué les estamos enseñando entonces?

Se fustiga la falta de honestidad, no obstante algunos progenitores se vuelven cómplices del certificado médico falso para no ir a la escuela al campo o faltar a las clases. Y qué decir de aquellos que justifican los malos comportamientos de sus retoños y les aconsejan no hacer caso a las reprimendas de los maestros, restándole así autoridad a quien debiera ser el complemento perfecto para la educación conjunta entre la familia y la escuela.

La lista pudiera ser larga. Basta mirar lo que sucede en el espacio íntimo del hogar para cambiar realidades que no deseamos. El primer paso para empezar este largo camino de salvar el orden en nuestro archipiélago debe darse allí, de nada servirán las estrategias que obvien el principal escenario de la vida: la familia, esa cofradía que ha olvidado en no pocos casos dialogar con su prole, quizá por falta de tiempo, por dejadez o esperando erróneamente que otros se encarguen.

Los buenos ejemplos nacen en el hogar, en el diario vivir, en cada uno de los minutos que vivamos al lado de nuestros hijos. No hace falta una cátedra ni ensayar una lección para enseñarles. Basta convertirnos en el espejo donde ellos puedan mirarse y saberse también buenas personas. De eso se trata, de empezar por casa.

Desde este lado de la Isla

Logo verano 2013, CubaPor Adriel Bosch Cascaret

Fotos: Lorenzo Crespo Silveira

Estamos en verano. Cada día nos lo recuerda el calor sofocante y el intenso sol que cual castigo, nos vuelve medio locos y nos hace salir a buscar variantes para refrescar.

Pero ni el calor ni el sol, logran aplacar esa alegría contagiosa que une a miles de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, al igual que muchos de sus familiares adultos, que salen durante julio y agosto a buscar opciones para entretener el cuerpo y despejar la mente durante sus vacaciones, que siempre llegan después de todo un año de trabajo y estudio constante.

En este 2013, junto con las altas temperaturas ya anunciadas, llegan disímilessol veraniego actividades y propuestas que tratan de hacer más agradable la gran fiesta que constituye en Cuba el período estival.

Recientemente en un recorrido periodístico por la costa sur de Guantánamo, pudimos apreciar a todo un mar…

Ver la entrada original 340 palabras más

Por Angel Guerra Cabrera

evo-aterriza-de-urgencia-vienaEn una grave actitud delictiva, las autoridades de varios países europeos impidieron la libre circulación en su espacio aéreo del presidente de Bolivia Evo Morales, lo que equivale a un secuestro. El avión del presidente, en peligro de agotar el combustible en vuelo, se vio forzado a un aterrizaje de emergencia en Viena, donde Evo debió permanecer 14 horas como un virtual rehén de la paxamericana que se pretende imponer en todo el planeta desde el 11-S. Aunque Barak Obama ha superado a su antecesor en la construcción de un estado policial y militarizado a escala mundial.

Un avión presidencial se considera territorio soberano del país según el derecho internacional consuetudinario. Por eso la prohibición de Francia, Portugal e Italia de volar sobre su territorio o de aterrizar al avión donde viajaba el presidente boliviano es un hecho doblemente criminal, discriminatorio y violador del derecho internacional.

Estos gobiernos intentaron escudar al principio su conducta delictiva tras burdas mentiras a las autoridades bolivianas y a los medios, pero el mundo entero sabe que detrás está la imbecilidad de creer que el avión del presidente podía llevar a bordo al exmiembro de los servicios de espionaje yanquis Edward Snowden y el pánico a la posible reacción de Estados Unidos. Hecho confirmado cuando Françoise Hollande afirmó que Francia autorizó el vuelo después de cerciorarse de que el exespía no iba en el avión.

Cual diligente sargento de la Guardia Civil en busca del temible Snowden, el embajador del Estado español en Viena tuvo la osadía, firmemente rechazada por Evo, de intentar subir al avión antes de que por fin Madrid confirmara el permiso de aterrizaje. No es ocioso recordar que estos países fueron cómplices de los ilegales vuelos de la CIA a conciencia de que sus secuestrados pasajeros serían objeto de torturas. Actúan igual que el ladrón, que juzga a todos según su condición.

El gobierno de Obama ha montado una histérica y patética persecución internacional de Snowden, quien horrorizado por la gran escala y extensión del programa de espionaje masivo PRISM sobre sus compatriotas y la grosera violación que constituye de la Constitución estadunidense, decidió, con riego grave para su vida, darlas a conocer al mundo. Snowden también ha denunciado y documentado extensas y sistemáticas acciones de espionaje estadunidense sobre China, Rusia, los países del G20, México y la Unión Europea, supuesta aliada de Washington. Son incalificables los intentos de Obama, Kerry y otros funcionarios yanquis de restar importancia a esta monstruosidad como si fuera lo más normal del mundo al igual que su banalización por la mafia mediática, es decir, CNN, Fox, Televisa, sus pares y los diarios de la Sociedad Interamericana de Prensa.

El secuestro del presidente boliviano por parte de gobiernos que tanto presumen de respetar los derechos humanos y el Estado de derecho demuestra que, con tal de complacer a Washington, son capaces no sólo de violar la ley sino de poner en riesgo mortal a un mandatario latinoamericano y sus acompañantes. Este pudo haber sido el desenlace de no ser por la autorización de Austria del aterrizaje de emergencia en Viena.

Lloviendo sobre mojado, otra vez se pone de relieve la visión colonialista y racista respecto a los pueblos de América Latina y el Caribe –y en general de las excolonias- que continúa predominando en las elites y los gobiernos de Europa. Su visión del mundo es cada vez más mediocre, reaccionaria y supeditada a los dictados de Estados Unidos, del cual se han convertido en colonias de facto. Al parecer el papel de socios de menor categoría de la Roma actual en el que los ha colocado el masivo espionaje a que los someten sus “amigos” estadunidenses los ha hecho más obsecuentes en su vasallaje. Al menos mientras no demuestren lo contrario.

En contraste, la reacción de indignación de los ciudadanos de muchos países europeos ante la bochornosa acción de sus gobiernos, fue lo que logró que a la postre el avión presidencial boliviano recibiera la autorización para volar. Al punto de que varios gobiernos se vieron forzados a dar explicaciones cantinflescas y hasta a negar que hubieran impedido el vuelo de la nave.

Pero la más dura reacción fue en América Latina, donde el aluvión de protestas no se hizo esperar en las llamadas redes sociales así como la inmediata y dura condena de los gobiernos de Argentina Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Cuba. Reunión de Unasur en puertas.

Tomado de Cubadebate