Dentro de unas horas un mar de personas en las calles, el olor “provocativo” a cerveza y la tentación a encontrar entre la muchedumbre a algún conocido,  para saludar, compartir o quitar algún trago de ese afrodisiaco líquido que emanan los termos.

Conga combinada con pasillos arrolladores ,  ritmo capaz de mover hasta al más desprovisto de movimientos coherentes. Colorido, creatividad, humor, calor, se entremezclan para regalarles a los guantanameros 4 días de disfrute.

El carnaval de Guantánamo, que se celebra este año del 9 al 12 de agosto, es uno de los eventos más esperados por aquellos que no quieren que nadie les haga el cuento (como yo) y desean experimentar del primer al último día en las fiestas populares.

Igualmente es esperado por los que prefieren salir solo para disfrutar, evaluar, criticar… las presentaciones de los paseos y comparsas, de su creatividad y colorido.

Con la familia,  amigos, vecinos o conocidos  salimos a las calles de noche, de día, de madrugada. Bailamos, compartimos, hacemos nuevas amistades e incluso, encontramos pareja, a pesar de que algunos dicen que los amores de carnaval son tan fugaces como las estrellas que andan apuradas en el cielo.

La gala inaugural de hoy,  en la plaza polifuncional Pedro Agustín Pérez, dará el toque de inicio al rumbón de los guantanameros, en el cual se esperan que participen agrupaciones nacionales y del territorio más Oriental.

De Norte a Sur, de Este a Oeste y en el mismitico Centro sonará la música y se encontrarán “pasillos” compartidos o solitarios de aquellos que asistan  a la  gran fiesta anual en saludo a San Joaquín el patrono de las festividades, que, por cierto,  se quedó fuera esta vez, porque el 16 no cogerá carnaval.

Anuncios