A nadie le resulta extraño encontrar llena de personas la Oficina de Trámites de la Vivienda del municipio de Guantánamo, ubicada en la calle Pedro Agustín Pérez entre Donato Mármol y Bernabé Varona, local donde se realizan más de 20 diligencias.

Estas dependencias surgieron en el 2007, justamente para que la población encontrara en un solo inmueble a los especialistas necesarios y así evitar dispersión y varias colas en función de un mismo trámite, expresa a Venceremos Mirelbis Sayú Wilson, directora de la entidad en el territorio cabecera.

“Aquí confluyen el arquitecto de la comunidad, un técnico de la Unidad Municipal Inversionista de la Vivienda y abogados, estos últimos encargados de orientar a la población y recepcionar gestiones jurídicas como apelaciones, legalizaciones, reclamaciones de derecho”, dice la licenciada en Derecho.

“La tramitación de la solicitud de arrendamientos de viviendas, habitaciones u otros espacios, es una de las prestaciones, y forma parte de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, y en consecuencia, de la actualización del modelo económico cubano”, acota.

“Esta estuvo entre las primeras medidas, con el fin de ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia y las posibilidades de empleo en el país; para esa actividad en específico, calificamos a un abogado”, subraya Sayú Wilson.

De acuerdo con la directiva también prepararon a un especialista para atender las solicitudes de subsidios, alternativa más recientes, ya que este es un tema sensible que requiere de mucha calificación. Mientras, dos abogados se encargan de gestionar las restantes diligencias.
Destaca además que a partir de que entraran en vigor, el 10 de noviembre de 2011, las flexibilizaciones relacionadas con la vivienda, plasmadas en el Decreto 288, ha crecido el número de clientes que asisten a la oficina.

“Imagínese –añade- que sólo entre noviembre y diciembre del año pasado atendimos a más de mil personas, de ahí la importancia de la especialización a la hora de prestar estos servicios”.

Por otra parte, señala que a raíz de la implementación de las medidas, la prestación del arquitecto de la comunidad es el más demandado por los ciudadanos del municipio cabecera. Mediante esa asistencia los clientes pueden actualizar el título de propiedad de las moradas y obtienen la licencia de construcción.

“Este especialista es el encargado de realizar el dictamen técnico, instrumento legal por el cual se determina el estado de la vivienda, los pormenores constructivos, entre otras aspectos imprescindibles para alcanzar el permiso”, indica.

Finalmente Sayú Wilson explica que han recibido preparación a nivel provincial, municipal y en la propia entidad, con el objetivo de brindar un servicio con profesionalidad y calidad, despejado de tratamientos burocráticos, actitudes que tanto daño hacen a la población.

Anuncios