Quedan pocos días para que el 2011 termine y ya asoma la cara el próximo año, en el cual seguro nos propondremos metas o trataremos de culminar alguna tarea que dejamos inconclusa, utilizando como pretexto los aires renovadores de un nuevo ciclo.
Con esa disposición deben continuar implementándose los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados por el VI Congreso, guía imprescindible para salvaguardar el Socialismo y desarrollar nuestra afectada economía.
Desde hace tiempo Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros se viene refiriendo a la necesidad de realizar cambios estructurales y conceptuales, sin desdeñar el principio fundamental de la Revolución: la igualdad.
Proceso que se lleva a cabo hoy y en el que todos, sin excepción, debemos estar involucrados, con el fin de que aumente la producción de alimentos y de bienes y servicios exportables, para reducir las importaciones, así como cumplir con los contratos y en consecuencia con los planes, por citar algunos ejemplos.
En este año, son muchas los pasos tangibles y concretos que se han dado en nuestra provincia, seguiendo lo planteado en los Lineamientos y acompañado de las transformaciones legislativas en aras de fortalecer la institucionalidad, en cuya tarea están inmersos los juristas guantanameros.
Así lo confirman las más de 39 hectáreas de tierras entregadas en usufructo, la expansión del trabajo por cuenta propia en todas los municipios del territorio o las medidas más recientes: la autorización de la compraventa de automóviles y viviendas y la ampliación de créditos bancarios a personas naturales y residentes permanentes, que mantienen llenas notarías, bancos… de Guantánamo.
Pero como todo proceso, este documento rector sólo es una guía para señalar el camino a seguir, pues la verdad se descubre con la práctica, de ahí la importancia de desterrar la inercia, crecer en responsabilidad, eficiencia y acabar de acometer ese cambio de mentalidad que frena cualquier intento de avance.
La cuestión es ver lo antes posible el resultado del trabajo en la mesa, en que si hay que producir palas, limas, vagones u otra herramienta se hagan las comprometidas y con calidad; en cumplir las zafras de café, azúcar… sin aceptar justificaciones en caso de no acometerse por una deficiente planificación.
Sin dudas el 2012 va a ser de muchos desafíos, un período de continuar alimentando la voluntad de mejorar la imagen de empresas, centros estudiantiles, organismos… ampliar opciones, eliminar el maltrato, combatir las indisciplinas sociales, para lograr al final el Guantánamo que queremos, tal como lo persique el movimiento popular En nosotros la victoria.
Eso es implementar los lineamientos. ¿Está excento de contradicciones? No, por ello, se requiere constancia, firmeza y resulta imprescindible controlar y monitorear rigurosamente para corregir los errores sobre la marcha. De nuestro arrojo depende alcanzar los objetivos que persiguen el país y la dirección del Partido en la más Oriental de las provincias cubanas.

Anuncios